TEXTOS DE INTERES
Imagen
TEXTOS DE INTERES
   
ANIMALERAS SOS
Enlaces
PIZARRA DE ADOPCIONES
TEXTOS DE INTERES
ACCESORIOS Y SOUVENIRS
ESTERILIZACIONES
ETOLOGO
VETERINARIOS

ESTETICA CANINA
CENTRO DE ADOPCION
FORMATO DE ADOPCION
BIBLIOTECA VIRTUAL
REDES SOCIALES
programa de radio
CENTROS DE CONTROL CANINO (ANTIRRABICO)
DIRECTORIO BRIGADA ANIMAL
COMPAÑIAS QUE NO EXPERIMENTAN CON ANIMALES
PROPAS
imagen
CATARATAS EN PERROS
La vista en los perros no es uno de los sentidos más desarrollados. Esto no quita que nuestras mascotas puedan tener los mimos problemas en los ojos que nosotros, dando lugar a una serie de enfermedades, como pueden ser las cataratas.

Aunque pensemos que es propia de los humanos nuestras mascotas pueden tener los mismos problemas que nosotros en los ojos y entre ellos están las famosas cataratas, produciéndose una opacidad en el interior del ojo. Lo normal es que afecte a los dos ojos y evolucione hacia la ceguera.

Esta opacidad se produce en el cristalino. El cristalino es una estructura óptica transparente (como una lupa) que está ubicada dentro del ojo, justo detrás de la pupila y a la que podemos comparar con un huevo, con una parte central más consistente llamada núcleo (lo que sería la yema) y una sustancia de aspecto gelatinoso y transparente que la rodea llamada corteza (que sería la clara). Es esta última parte la que va perdiendo con el tiempo su transparencia convirtiéndose en una sustancia opaca y de color blanco. Este resultado es lo que denominamos catarata.

La visión del perro no es como la nuestra, podríamos decir que en algún aspecto es más rudimentaria o está menos evolucionada que la de los humanos.

Por ejemplo, muchos perros son miopes. No ven todos los colores o no tienen la capacidad de acomodación (visión cercana-lejana). Aunque tenga falta o inexistencia de visión, al tener los sentidos más desarrollados, la suplencia por esta pérdida no le supondrá un gran trastorno.

Las cataratas pueden ser congénitas o presentarse cuando el animal es joven o adulto. Las principales razas que presentan o tienen predisposición a tenerlas son;

Cocker Spaniel.
Caniche.
Bichón Frise.
Fox Terrier.
Golden Retriever.
Labrador.
Old English Speedog.
Pequines.
Shih Tzu.
Lhasa Apso.

Aunque estas son las que por lo general son las más predispuestas esto no quiere decir que no haga otras razas que la puedan tener, aunque no será tan frecuente.

Hay que tener en cuenta que hoy en día los perros son más longevos de lo que lo eran antaño, llegando entre los 15 y 18 años, por lo que tienen más problemas relacionados con la edad.

Lo normal es que las cataratas aparezcan en perros con edades ya avanzadas. Pero ¿Cómo sabemos que podemos estar ante esta enfermedad?

Posiblemente el perro empezará a manifestar la ceguera cuando carezca al menos del 80% de su capacidad visual por lo que será fácil que podáis apreciar que el perro no ve bien. Pero, salvo algunos cambios de adaptación el animal no manifiesta grandes problemas para continuar con sus rutinas diarias. Por eso conviene que con frecuencia, les revises los ojos por si tienen algún tipo de inflamación o un color azulado en los ojos. En cualquiera de los dos casos deberemos de llevarlo al veterinario, hoy en día la cirugía de cataratas ha avanzado de manera sorprendente en este campo.

Pero es conveniente saber que no todos los perros pueden ser operados, para ello deben de cumplir ciertos requisitos:

- Un buen estado clínico en general.
- Tienen preferencia las operaciones de cataratas bilaterales.
- Ausencia de otras enfermedades oculares asociadas.

Todas estas condiciones serán evaluadas por un profesional, mediante un examen clínico y oftalmológico detallado.

En humanos que se someten a esta operación tienen una lente artificial implantada que reemplaza a la natural borrosa que fue retirada durante la cirugía.

Pero los animales, normalmente no reciben un implante de lente. Parece que ellos ven lo suficiente sin necesidad de reemplazo, debido a que tienen menos acomodación y visión central.

En la mayoría de los casos en los que se ha operado se han tenido excelentes resultados.

Aproximadamente el 90% de los animales recuperan una visión adecuada para hacer vida normal y recuperar la actividad que habían perdido conforme a su edad avanzada.

Pero esto no implica alguna solución a la verdadera problemática de la transmisión hereditaria.


Montse Arias.
Redacción Perros.com
imagen
COMO RECONOCER POSIBLES ENFERMEDADES EN NUESTRO GATO
¿Sabrías reconocer si tu gato se encuentra bien? Cuando los gatos enferman o tienen problemas de comportamiento derivados de estrés, nervios o algún dolor, normalmente antes de darnos cuenta empiezan a haber pequeñas señales o síntomas que si los conocemos, podemos actuar rápidamente antes de que el problema se agrave.

El pelo
Un pelo limpio y sin caspa es un buen síntoma de salud. El gato no necesita que lo bañemos, ¡ya se baña él sólo! Es por esto que cuando el gato empieza a descuidar su higiene personal, es porque no se encuentra bien. Si tiene mucha caspa por ejemplo, puede ser un síntoma de estrés. Si aparecen calvas, o se lame compulsivamente unas zonas concretas, se rasca mucho o se le cae mucho el pelo, tendríamos que llevarlo al veterinario. También ocurre muchas veces que nuestro gato está muy limpio, excepto la zona del lomo, donde tiene el pelo graso y sucio. Esto puede ser normalmente o bien porque nuestro gato está tan gordo que no puede girarse hasta llegar a lavarse esa zona, o que tiene algún dolor que le impide también hacer ese movimiento. En viajes al veterinario o traslados es normal que el gato pierda más pelo o tenga caspa, pero esto debería desaparecer y volver a la normalidad cuando volvamos a casa.

Las orejas
Las orejas del gato siempre están limpias, con un tono rosado en el interior. Si aparecen manchas negras dentro de las orejas o cera, se rasca mucho el cuello, la cabeza y toda la zona de alrededor de las orejas, o no tiene las orejas rectas sino que las tiene caídas (una o las dos), puede tener algún problema de infección o ácaros en los oídos, que necesitaría tratamiento y limpieza. Las orejas del gato, ¡siempre en movimiento y limpias!

Por otro lado, hay síntomas muy característicos de los gatos que son sordos, como por ejemplo maullar constantemente, día y noche, estés tú o no, es algo exagerado que llama la atención, además notas que se sobresalta si le tocas por detrás sin que te vea, o llegas a casa y no sale a recibirte, te lo encuentras dormido en el sofá y se asusta cuando le despiertas. ¡El gato siempre está alerta y nunca nada le pilla desprevenido! A no ser, claro, que no oiga bien.

Nariz y ojos
Hay razas de gatos como por ejemplo los persas que suelen tener legañas que requieren limpieza, suelen ser legañas negras y son normales en estas razas. Las legañas que no son normales son blancas-amarillentas o verdes, si vemos que nuestro gato empieza a tener estas legañas, o a tener los ojos llorosos o mocos, tenemos que llevarle al veterinario rápido. Así como si vemos que el tercer párpado está visible constantemente aunque el gato esté despierto, es un signo de que algo no va bien. Tampoco es normal que un gato estornude o tosa mucho, puede ser síntoma de alguna enfermedad respiratoria.

Cola
La cola del gato es como si tuviera vida propia, siempre en movimiento, siempre viva. Si nuestro gato tiene la cola caída o no la mueve nunca, tendríamos que revisar si se hizo daño por algún golpe o al nacer. Los gatos necesitan la cola para su propio equilibrio y además es imprescindible en su lenguaje corporal.

Otros síntomas físicos
El cuerpo del gato está hecho y preparado para cazar, correr, saltar, hacer movimientos muy rápidos con una tremenda agilidad. Es por ello que un gato sano debe poder moverse con facilidad, saltar a mesas, sillas, rascador, y poder bajar, además siempre con precisión. La ausencia de estos movimientos naturales, así como un estado somnoliento constante, puede indicarnos que nuestro gato no se encuentra bien o tiene algún dolor.



Problemas de comportamiento relacionados con enfermedades
Es muy común que los primeros síntomas de un gato con infección de orina o enfermedad renal, sean el orinar fuera de su bandeja, sobre todo en superficies horizontales blandas (camas, sofás, mantas, toallas, ropa, bolsos, zapatos, etc) o en el suelo, lavabos, ducha. Todo el mundo relaciona estos comportamientos poco higiénicos con marcaje pero la mayoría de las veces no es así, además el marcaje por lo general es exclusivo de los machos sin castrar y suele ser en superficies verticales (paredes, puertas). Si se descarta una posible infección o enfermedad renal, podemos estar hablando de marcaje por estrés (gatos esterilizados o no). En cualquier caso, nunca hay que regañar este comportamiento, pues es un síntoma de enfermedad o estrés, el gato tiene un problema y es la única manera de hacértelo saber, por favor no te enfades con él y hazle un análisis de orina.

Otro síntoma de enfermedad, malestar o estrés es cuando hacen las defecaciones fuera de la bandeja (pero la orina sí la hacen en la bandeja). Depende del lugar donde lo hagan, puede darnos pistas sobre lo que puede ser, sobre todo si las heces están muy duras o demasiado blandas, a veces con sangre. Este problema puede ir desde un mal funcionamiento de su aparato digestivo, o una mala alimentación, estreñimiento, pero también no usar la bandeja para defecar puede ser por estrés, dolor en las patas traseras o pérdida de equilibrio (prefieren un suelo firme en vez de tierra para hacer sus necesidades), una bandeja demasiado pequeña, arena poco adecuada, etc.

Si nunca utiliza la bandeja para ninguna de las dos cosas, entonces podemos hablar de un sinfín de posibilidades, que habría que estudiar con un profesional.

Por último, hay ciertos tipos de comportamientos agresivos en el gato que están relacionados muchas veces con algún dolor en concreto, patología o problema neurológico. Nunca hay un "de repente", siempre hay una causa, y los comportamientos de los gatos no cambian de un día para otro. Si tu gato es cariñoso y "de repente" un día se muestra muy agresivo, puede ser que se encuentre mal, y que muestre otro tipo de síntomas, o que antes de eso le haya ocurrido algo traumático. Los gatos son animales muy equilibrados, que al igual que nosotros, pueden sufrir cambios por muchísimas causas, y nosotros somos los únicos que podemos ayudarles a encontrarse bien.

En cualquier caso, recomendamos siempre que ante cualquier síntoma de este tipo u otros, lleves a tu gato al veterinario y contactes con un especialista en comportamiento felino. ¡Todo tiene solución! Lo normal es que tu gato se encuentre bien, que utilice su bandeja siempre, que no sea agresivo y que coma bien.
imagen
ENFERMEDADES INFECCIOSAS MAS COMUNES EN GATOS
Panleucopenia viral felina

La panleucopenia felina es una enfermedad altamente infecciosa que, además de afectar al gato, afecta a otros miembros de la familia felina (tigre, leopardo etc.) Esta enfermedad se caracteriza por un grave descenso de los glóbulos blancos y destrucción de la mucosa intestinal, provocando diarrea.
Es provocada por un pequeño virus (parvovirus), íntimamente emparentado con el parvovirus canino.
Tiene una gran resistencia al calor y a muchos desinfectantes. Es capaz de persistir en ambientes infectados hasta por 1 año. La lavandina es uno de los pocos desinfectantes que tienen suficiente actividad viricida contra el virus de la panleucopenia felina.
La gravedad de la enfermedad varia considerablemente de un gato a otro, oscilando desde un leve aumento de la temperatura con decaimiento transitorio hasta una gastroenteritis hemorrágica y deshidratación con descenso dramático de los glóbulos blancos capaz de matar al animal. Los más gravemente afectados suelen ser los gatitos jóvenes que no están vacunados.
Aquellos gatos afectados comienzan con una gran depresión, fiebre y perdida del apetito. Luego se suceden vómitos y diarrea con fuertes dolores abdominales.
La tasa de mortalidad puede variar desde el 30 al 80 %.
El tratamiento es sintomático, es decir, se tratan los síntomas que van apareciendo durante el transcurso de la enfermedad.
Los animales infectados albergan grandes cantidades de virus en la saliva, orina, materia fecal. En las gatas preñadas puede propagarse la infección a través de la placenta.
En los gatos que se recuperaron de la infección, la eliminación de virus puede continuar por varios meses.
La vacunación es el único método efectivo y seguro para la protección contra esta enfermedad.
La primera vacunación se realiza a gatitos de 2 meses con una dosis de refuerzo al siguiente mes y confiere protección por un año. La revacunación se debe realizar anualmente.

Enfermedades virales de las vías respiratorias
Estas enfermedades en su mayoría son causadas por 2 virus: el de la Rinotraqueitis viral felina y el calicivirus felino, no obstante hay otro virus implicado que es el de Pneumonitis felina.

RINOTRAQUEITIS VIRAL FELINA

La vía de contagio natural de este virus es la intranasal, oral y conjuntival. La principal vía de transmisión es sin duda por contacto directo gato a gato. La transmisión indirecta juega un papel importante en la propagación de la enfermedad, como por ejemplo alimentos, utensilios de limpieza. El virus es relativamente frágil fuera del gato, su duración depende de la humedad y la temperatura del medio ambiente.
Es una enfermedad grave de las vías aéreas superiores, particularmente en animales jóvenes. El período de incubación es de 2 a 6 días.
Inicialmente la enfermedad cursa con gran decaimiento, estornudos intensos, falta de apetito y temperatura elevada. Luego sigue una secreción nasal, descarga ocular y conjuntivitis. Es frecuente que haya una salivación excesiva, tos y dificultad respiratoria.
Pueden aparecer úlceras en la boca y desencadenar una neumonía, especialmente en gatitos muy jóvenes con defensas disminuidas.
En hembras preñadas puede provocar abortos.
No es una enfermedad con alta mortalidad, excepto en gatitos jóvenes.
Los síntomas suelen prolongarse por 15 o 20 días.
La vacuna es muy efectiva y viene asociada con la de calicivirus y panleucopenia.
Se aplica a partir de los 2 meses de edad y se refuerza anualmente.

CALICIVIRUS FELINO

Esta es una enfermedad más benigna que la Rinotraqueitis viral felina, aunque en ocasiones, puede originar cuadros más graves.
Existen algunas características que sirven para diferenciarla de la Rinotraqueitis viral felina. Las úlceras en la boca son una característica frecuente en la calicivirosis y, en algunos casos, puede ser el único síntoma de la enfermedad. Estas úlceras aparecen sobre el paladar, lengua y orificios nasales.
El malestar general es menos intenso que en la Rinotraqueitis, lo mismo que los estornudos, las secreciones nasales y conjuntivales. La salivación no es característica de esta enfermedad. Algunas variedades de este virus pueden generar neumonía.
La mejor forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación a partir de los 2 meses de edad.

PNEUMONITIS FELINA O CLAMIDIASIS FELINA

El agente causal de esta enfermedad es la Chlamydia psittaci. En épocas anteriores era considerado como el agente causal de casi todas las infecciones de las vías respiratorias superiores del gato. Sin embargo, desde que se han aislado los virus de la Rinotraqueitis y Calicivirus felino, resulta más difícil valorar su importancia.
Las clamidias se inactivan con cierta facilidad fuera del gato.
El término Pneumonitis es de alguna forma una denominación incorrecta, porque la enfermedad se caracteriza principalmente por una conjuntivitis persistente y ocasionalmente por una ligera rinitis. Las leves lesiones pulmonares, no son apreciables. La enfermedad suele aparecer en gatitos cachorros, aunque también pueden afectarse gatos adultos.
El periodo de incubación es de 3 a 10 días.
Inicialmente aparece una descarga ocular con gran molestia y conjuntivitis. Al principio, puede ser afectado un solo ojo.
Los gatos más afectados, pueden presentar síntomas más graves y desarrollar lesiones importantes en los ojos como por ejemplo úlceras de cornea y edema conjuntival, tos, estornudos y con muy poca frecuencia alguna alteración pulmonar.
La conjuntivitis puede persistir por 40 días.
Generalmente este microorganismo actúa asociado con el virus de la Rinotraqueitis y el Calicivirus felino.
Esta enfermedad puede afectar al aparato genital de los gatos.
La forma de transmisión de la clamidiasis es por contacto directo, por las secreciones conjuntivales o nasales.
En gatos que han sufrido la enfermedad, son probables las recaídas cuando por diferentes motivos las defensas orgánicas disminuyen (stress)
Las vacunas confieren una buena protección, aunque no es completa.

Leucemia Viral Felina

Esta enfermedad es una causa común de muerte en gatos adultos y está provocada por un retrovirus. Afecta, entre otros muchos órganos, al sistema formador de células de la sangre, ( glóbulos rojos, glóbulos blancos) incluyendo a los ganglios y órganos linfáticos, que son los que regulan el sistema inmunitario. Esta enfermedad puede provocar: Tumores (linfosarcomas) en diferentes partes del cuerpo, anemia, disminución de los glóbulos blancos y disminución de las defensas (inmunosupresión) a tal punto que predispone al gato a infecciones de todo tipo.
El periodo que va desde que el gato se contagia hasta que comienzan los síntomas más graves, es largo. Se estima que este periodo puede durar alrededor de 5 años promedio y se los ve sanos. Sin embargo, mientras tanto, eliminan virus y pueden transmitir la enfermedad a otros gatos. Se propaga a través de la saliva infectada y la placenta de gatas infectadas a los embriones en pleno desarrollo. El virus es destruido con rapidez por la mayoría de los desinfectantes comunes.
Aproximadamente el 80 o 90% delas alteraciones malignas del sistema formador de células de la sangre ( sistema hematopoyético ), se desarrollan en el sistema linfático, provocando linfosarcomas.
Hasta el momento no existe un tratamiento curativo. Solo se administran medicamentos que alivian los síntomas, especialmente antibióticos para combatir las infecciones microbianas oportunistas provocadas por la disminución de las defensas.
En los últimos años, han sido descubiertos otros retrovirus como el Lentivirus Linfotrópico T felino, el Virus formador del sincitio felino y el virus del Sarcoma felino. Entre otros síntomas, provocan un síndrome de inmunodeficiencia.

Peritonitis Infecciosa Felina

La Peritonitis infecciosa felina es provocada por un Coronavirus. Se han descrito dos formas: la forma húmeda y la seca.
Los síntomas iniciales de ambas formas son inespecíficos: aumento de la temperatura, inapetencia y decaimiento. En la forma húmeda, estos síntomas van seguidos por la formación de un liquido en la cavidad abdominal ( ascitis), con perdida de peso y anemia. En algunos gatos puede aparecer liquido en la cavidad torácica provocándoles dificultad respiratoria.
En los gatos que sufren la forma seca de la enfermedad, pueden tener afectados varios órganos y generalmente no aparece liquido en la cavidad abdominal (ascitis)
Los síntomas dependen del órgano afectado. Cuando está alterado el sistema nervioso central, aparece parálisis, desorientación, incoordinación etc.
Cuando lo están los riñones, aparecen síntomas relacionados con una insuficiencia renal.
El ojo puede estar afectado y en algunos casos puede ser el único síntoma presente.
Siempre que haya perdida de peso, inapetencia y temperatura elevada sin una causa aparente justificada, se debería sospechar de Peritonitis Infecciosa Felina.
Se puede presentar en gatos de todas las edades, pero los más predispuestos son los gatos jóvenes ( 2 años) y los más viejos ( 10 años)
El periodo que va desde el contagio hasta que se producen los primeros síntomas es de aproximadamente 100 a 120 días.

Rabia

La Rabia es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central de todos los animales de sangre caliente. Está provocada por un Rabdovirus que se excreta con la saliva de los animales contaminados y se transmite por mordedura o heridas.
La rabia, en su curso, se divide en tres fases: el periodo prodrómico, la fase de excitación y la fase paralítica.
El periodo prodrómico suele durar poco tiempo en los gatos ( 1 día) y se manifiesta con un cambio repentino de comportamiento. Aparecen inquietos o deprimidos, escondiéndose en lugares oscuros.
En la fase de excitación, el gato aparece cada vez más nervioso e irritable con mucho peligro para otros animales y personas pues muerde todo lo que encuentra a su paso, inclusive objetos inanimados como sillas, palos etc. Esta fase puede durar hasta 7 días, aunque a veces puede no existir.
La fase paralítica, como su nombre lo indica, se traduce gradualmente en una parálisis generalizada, coma y muerte.
Lamentablemente no existe un tratamiento curativo para esta enfermedad.
La vacunación es obligatoria en casi todos las países, excepto en aquellos en los que está erradicada.
En los gatos se recomienda vacunar a partir de los 3 meses, con revacunación anual durante toda la vida.
imagen
PRIMEROS AUXILIOS PARA GATOS
Entre muchas otras cosas, a los gatos se los conoce por tener siete vidas, pero jugarse muchas de ellas con un día a día no exento de peligro. Hay numerosas amenazas a las que un gato se expone constantemente, en especial si se le permite salir a la calle, por lo que nunca está de más tener a mano una serie de consejos básicos que podrían llegarle a salvar la vida, en caso de verse en peligro (¡Dios no lo quiera!)
Mover a un gato herido

Puede ocurrir que un gato sufra un accidente lo suficientemente intenso como para imposibilitar sus movimientos. Y por supuesto, el nivel de gravedad es variable: el gato puede quedar inconsciente, entrar en estado de shock, contar con heridas evidentes e incluso verse seriamente dificultado a la hora de respirar. En todos los casos hay que llevarlo cuanto antes a un veterinario, pero es importante tener en cuenta cómo actuar en cada uno de ellos, teniendo en cuenta que no conviene que el gato quede tendido en la misma posición durante más de cinco minutos, ni darle de nada comer.
Dificultad para respirar

Si al gato le cuesta respirar, se le debe poner de lado y con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás. En esta postura, el siguiente paso es tirar de su lengua unos milímetros, abriendo su boca y limpiándosela de la mucosidad que pudiese haber. Esa postura es la que debe respetarse mientras se llevan a cabo los pasos que se especifican en el apartado que sigue.
Está inconsciente

Al encontrarse con un gato inconsciente, hay que procurar moverlo lo menos posible, por lo que lo primero que hay que hacer es buscar una manta lo suficientemente grande como para contener todo su cuerpo. Después, con la ayuda de otra persona, debe colocarse el cuerpo del animal sobre ella, utilizándola como una camilla y llevándola, por tanto, extendida y en tensión hasta dar con una superficie plana y resistente sobre la que depositarla.
El gato sufre una conmoción

Sabremos si el animal está sufriendo los efectos de una conmoción, cuando al sentir su pulso no sólo lo notemos mucho más acelerado de lo normal, sino que además tenga el cuerpo frío. En este caso, se le debe envolver con una manta para que su temperatura suba, antes de moverlo.
Tiene un hueso roto

No es extraño que si un gato sufre una caída u otra clase de golpe, acabe con alguna fractura. En ese caso, hay es tratarlo con sumo cuidado, intentando zarandear al animal lo menos posible y, desde luego, sin intentar entablillar la parte afectada ni nada por el estilo. En vez de eso, hay que colocar al gato en una manta de lado, procurando que la pata rota no quede bajo el peso de su cuerpo. Haciendo lo posible para que se quede inmóvil, se tiene que buscar después el contenedor más adecuado (superficie plana y rígida) en el que depositarlo para su transporte hasta el veterinario.
El gato parece haberse envenado

El gato es un animal listo y cauteloso, pero puede cometer el error de acabar ingiriendo alguna sustancia dañina para su organismo. Lo más normal es que él mismo la vomite al poco de haberla tragado, pero puede que no ocurra, y en ese caso nos toca actuar, y hacerlo rápidamente llevándolo a un veterinario con una muestra de la sustancia en cuestión. Desde luego, lo que no podemos hacer es intentar provocar su vómito.
Cómo saber si el gato está envenenado

Pese a que, debido a la posible gravedad del mismo, no podemos hacer demasiado en caso de envenenamiento, algo en lo que sí podemos intervenir es en detectar los síntomas lo antes posible, para poder llevar a nuestra mascota a una clínica veterinaria cuanto antes. Así, en caso de que la sustancia dañina se le haya adherido al cuerpo, notaremos que el animal se lame casi de manera compulsiva para intentar sacársela. Sin esperar a que sea demasiado tarde, debemos impedírselo y limpiar la zona afectada antes de llevarlo al veterinario. Si el gato se ha intoxicado, lo demostrará vomitando, depositando con dificultades, con alteraciones de su comportamiento, exceso de salivación y/o con espasmos. En todos los casos lo más seguro es que acabe sufriendo un colapso, por lo que para no llegar a ese extremo, recoge una muestra del veneno en cuestión (si es posible) y ve corriendo a la clínica. Ten en cuenta que algunas sustancias pueden ser mortales para el animal. (Tienes más información sobre plantas dañinas en este artículo)
Heridas

Es de esperar que, si un gato sale de casa, vuelva hecho unos zorros tras haber participado en alguna riña con otros animales del vecindario. Dependiendo de la virulencia de las peleas, lo mismo puede ser que no debamos prestar demasiada importancia, como que tengamos que acudir a un veterinario.
Heridas superficiales

Arañazos, mordiscos, cortes y piel arrancada son un resultado clásico de las peleas gatunas, aunque generalmente, suele tratarse de heridas superficiales que no requieren asistencia de profesionales. Con limpiar y desinfectar correctamente las heridas basta, aunque conviene prestar atención en especial a orejas y ojos (diana de mordiscos y zarpazos), así como a la evolución de posibles mordeduras, con tal de evitar abscesos que sí deberían ponerse en manos de profesionales.
Abscesos

Un absceso es básicamente la infección de una mordedura por parte de otro gato. La zona infectada resultante se hincha al cabo de unos días, lo cual denota que la herida está infectada, y que hay que actuar: primero de todo, corta los pelos que la rodean, para después desinfectarla con agua oxigenada. Aunque eso, al cabo de unas horas, debería solventar el problema, lo mejor es que un veterinario revise la herida, confirmando que no vaya a infectarse de nuevo.
Hemorragias

Hay diversos tipos de herida, correspondientes a otros tantos niveles de sangrado. Si se trata de un corte superficial, le podemos limpiar con una gasa húmeda, cortar el pelo que lo rodea y desinfectarlo. Además, se puede evitar el contacto con más pelos aplicando algo de vaselina en los extremos del mismo. Si en cambio se trata de una herida más profunda, deberemos cubrirla con una gasa empapada, aplicando algo de presión sobre ella y llegando incluso a sujetarla con un vendaje, reforzado con ulteriores compresas. Tras realizar todo el proceso, comprobaremos si la hemorragia perdura, y en ese caso, llevaremos a nuestro gato al veterinario con carácter de urgencia.
Picaduras de insectos

De igual manera que con los humanos, si un insecto pica a nuestro gato lo normal es que se sienta molesto al tiempo que la picada se le hinche; y si se trata de una avispa o similar, hay que buscar el lugar exacto para extraerle el aguijón con la ayuda de unas pinzas. En caso de resultar imposible, habrá que consultar con el profesional.
Quemaduras

Una quemadura, ya sea por contacto con fuego, objetos calientes y/o eléctricos o agua hirviendo, puede llevar a complicaciones muy graves para la salud del gato. Por ese motivo, la única forma de atenderle correctamente es llevarlo a un veterinario lo más rápido posible. El responsable del animal lo único que podrá hacer por su cuenta es aliviarle el dolor, aplicando sobre la quemadura una gasa o algodón empapados en agua fría primero (no se recomienda aplicar otra clase de sustancias), una bolsa de hielo después y, finalmente, algo de vaselina. Ni se debe cortar el pelo alrededor de la herida, ni cubrirla con nada.
Congelación/hipotermia

Tristemente, no es extraño que, en especial en fechas navideñas, numerosos gatos acaben teniendo serios problemas con el frío. Con unas condiciones climáticas cada vez más extremas, hipotermias y congelaciones están a la orden del día; y claro, son casos que ponen en serio peligro sus vidas. Un gato congelado tendrá el cuerpo rígido, con heridas en las zonas más afectadas, e incluso puede que acabe entrando en estado de shock. Es de vital importancia que el animal sea llevado de urgencia a un veterinario, cubierto con mantas para contrarrestar la hipotermia y a ser posible, habiéndole bañado con agua tibia las partes del cuerpo que tenga más afectadas.
imagen
¿QUÉ PUEDE PRODUCIR EL GOLPE
DE CALOR?
El golpe de calor se produce en perros
expuestos a una temperatura ambiental
alta y que se mantienen en estrés (confinamiento
en un espacio cerrado). Es una
urgencia médica definida como una elevación
de la temperatura corporal que
supera la capacidad de los mecanismos
compensatorios del animal para disipar
el calor.
En la supertermia pirogénica o fiebre
están presentes los mecanismos termorreguladores
plenamente funcionales. Los
pirógenos (causantes de la fiebre: virus,
bacterias, tóxicos...) actúan sobre el hipotálamo
elevando el punto de ajuste térmico
hasta un nivel más alto. En la hipertermia
no pirogénica (golpe de calor,
convulsiones, ejercicio excesivo), los mecanismos
normales disipadores del calor
no pueden compensar la producción excesiva
de éste y la temperatura se eleva
por encima del punto de ajuste hipotalámico.
La temperatura crítica para la insuficiencia
orgánica es de 42,3 ºC.
Existen numerosos factores de riesgo o
predisponentes al golpe de calor: edad
extrema, escasa aclimatación al calor, hipertiroidismo,
diabetes mellitus, síndrome
de Addison, epilepsia, mala condición
corporal, administración de medicamentos
que afecten a la capacidad de disipar
calor (depresores respiratorios), enfermedades
cardiovasculares, neurológicas o
respiratorias (colapso traqueal, asma...),
braquicefalia (debido a la obstrucción
respiratoria superior asociada a una
conformación anatómica anómala), obesidad
y pelaje espeso.
¿POR QUÉ ES TAN GRAVE?
El golpe de calor se traduce en una disfunción
multiorgánica que constituye una
potencial amenaza para la vida, ya que se
presentará una falta de oxígeno en los tejidos
corporales, el sistema cardiovascular
necesitará más cantidad de este elemento
y como consecuencia la llegada de sangre
a los órganos vitales se verá reducida, habrá
muerte celular en el miocardio, hipertensión
pulmonar y colapso hipovolémico.
Además, el aumento de temperatura corporal
puede provocar edema cerebral con
muerte y hemorragia en células nerviosas.
En el aparato digestivo y como consecuencia
de la rotura de la barrera mucosa se
producirá el paso de bacterias y endotoxinas
a la circulación sanguínea que puede
dar lugar a septicemia. La hemorragia digestiva
y la necrosis de células renales serán
complicaciones frecuentes.
Cuando el golpe de calor es grave se
presentará un síndrome de dificultad respiratoria
aguda, asociado a coagulación
intravascular diseminada (CID: enfermedad
multisistémica con hemorragias en
todos los tejidos y disfunción orgánica relacionada
con la obstrucción de los capilares;
es común en los estadios terminales
de varias patologías fatales). Aparecerán
petequias y otros sangrados anormales.
La lesión térmica directa sobre el interior
de los vasos provocará un aumento de la
permeabilidad capilar, destrucción de
plaquetas y, debido a las lesiones hepáticas,
alteración de sustancias que favorecen
la coagulación.
El perro se deshidratará, al principio
descenderá su nivel de potasio (K) debido
a los vómitos, para luego aumentar
por destrucción de los tejidos y el desarrollo
de insuficiencia renal. Además, la
falta de agua circulante provocará un
aumento de sodio (Na) y cloro (Cl) y un
descenso de fósforo (P) y magnesio (Mg)
por causas desconocidas.
SÍNTOMAS
Lo que veréis en un principio será un
aumento del ritmo respiratorio (taquipnea),
hiperventilación, dificultad respiratoria,
aumento del ritmo cardíaco (taquicardia),
membranas mucosas secas e hiperémicas,
hipersalivación y actividad
mental alterada que pasará por diversos
estadios como estupor, ataxia, depresión,
convulsiones y coma. Además, el perro
sufrirá hipotensión, debilidad, síncope,
vómitos y diarrea, puntos hemorrágicos
en la piel y manchas cutáneas por vasodilatación.
Si no conseguimos controlar el proceso,
las mucosas se tornarán pálidas y grisáceas,
la respiración se hará superficial
evolucionando hacia la apnea, con vómitos
y diarrea hemorrágicos.
Como signos tardíos debéis tener en
cuenta que a veces, transcurridas unas
horas, se puede presentar un fracaso orgánico
e incluso entre tres y cinco días
después de la recuperación puede aparecer
oliguria, ictericia, arritmias cardíacas,
septicemia, convulsiones, CID y síndrome
de dificultad respiratoria aguda.
Si realizamos un análisis de sangre,
nos encontraremos con anemia, trombocitopenia
(disminución de plaquetas), posible
leucocitosis (aumento de glóbulos
blancos), enzimas renales elevadas (BUN
y creatina), enzimas hepáticas (GOT,
GPT) y musculares (CPK) altas, glucosa y
proteínas bajas, a lo que sumaremos las
alteraciones electrolíticas (Na, K, Cl, P y
Mg) mencionadas anteriormente.
En la orina aparecerán proteínas, sangre,
hemoglobina o mioglobina y ciliados
tubulares renales.
En cuanto a las pruebas de coagulación,
nos mostrarán un aumento del tiempo
de protrombina y del tiempo de coagulación.
TRATAMIENTO
El tratamiento requiere ser rápido e intuitivo.
Su éxito dependerá del tiempo
transcurrido desde el inicio de los síntomas
hasta «vuestra» intervención. Casi
siempre os encontraréis lejos de una clínica
veterinaria, así que los primeros cuidados
deberán partir de vosotros. Manos
a la obra: lo primordial es enfriar al perro,
sacarle del ambiente caluroso y
claustrofóbico del coche y mojarle con
agua fresca (¡no helada!); podemos abanicarlo
para favorecer la ventilación.
Aplicaremos hielo o alcohol en sus axilas,
ingles y nuca y masajearemos la parte
inferior de las extremidades para favorecer
la circulación. El enfriamiento debe
mantenerse hasta que la temperatura
corporal alcance los 39-39,5 ºC. ¡No os
empeñéis en hacer beber al perro!, empeoraría
su estado.
Lo más importante es que habréis conseguido
bajar su temperatura y es posible
que esto sea suficiente para salvarle
la vida («Funky» se salvó). No debéis olvidar
que las complicaciones pueden ser
muchas y no inmediatas. Lo indicado es
acudir a un veterinario lo antes posible.
Aquí comienza nuestro trabajo, tomando
el testigo de todo lo bien que lo hayáis
hecho.
Una vez realizamos los análisis oportunos
aplicaremos diversos tratamientos en
función de las conclusiones que hayamos
sacado.
Quizá sea necesario proporcionar un
soporte cardiovascular (cristaloides, dextranos,
dopamina, dobutamina), controlar
las convulsiones si las hubiere (diazepam,
metocarbamo, pentobarbital, atracurio,
pancuronio) y el edema cerebral
(dexametasona, manito, furosemida). Es
posible que sea necesaria la intubación
si se percibe un reflejo laríngeo leve,
aportando un cien por ciento de oxígeno
suplementario y la administración de líquidos
intravenosos para corregir la deshidratación.
Una vez hecho esto —si fuese necesario—
no está de más controlar las posibles
complicaciones que, como habéis leído,
pueden aparecer transcurridos tres-cinco
días. A través de un electrocardiograma
detectaremos posibles arritmias y una placa
de tórax nos servirá para evaluar el estado
de bronquios y pulmones.
Por las pruebas de coagulación «intentaremos
» controlar la máxima complicación,
la temida CID. Además, estaremos muy
pendientes de una posible septicemia.
Los perros que desgraciadamente van
a morir como consecuencia del golpe de
calor casi siempre lo hacen en las primeras
25 horas después de la evaluación
inicial.
Entre los que estáis leyendo, alguno
habrá que recuerde una exposición mundial
celebrada hace muchos años (1982)
en el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid.
Creo recordar que murieron 42 perros
por golpe de calor. ■
Consejos
Como habéis leído en la verídica historia de «Funky» que sirve de introducción a este
artículo, no siempre es necesaria la acción intensa del calor sobre un perro para
desencadenar esta grave situación. Los factores predisponentes nombrados, así como
el temperamento y las características del perro deben ser tenidos muy en
consideración.
Nunca debéis parar el coche y dejar al perro dentro. Quizá peséis que abriendo un poco
las ventanillas y buscando una sombrita el problema no se va a presentar.
Hacer paradas cada dos horas no retrasará mucho la hora de llegada. Aprovecharemos
para que el perro estire las patas, beba un poco y se distraiga. Podéis aprovechar estos
momentos para refrescar su cuerpo humedeciéndolo con un pulverizador de agua. Si
lleváis al perro en la parte posterior del coche —como marca la ley—, unas cortinillas
que le aíslen del sol directo no estarán de más. Evitad siempre que podáis los atascos
y las horas punta de calor.
imagen
MEDIDAS PREVENTIVAS PARA ESTAS EPOCAS DE CALOR EN PERROS Y GATOS.
Los perros no transpiran y tienen más riesgo de sufrir los mortales golpes de calor y deshidratación. Sin embargo, tienen una dificultad añadida para regular su temperatura corporal: carecen de la capacidad de los humanos para transpirar.
Por este motivo, hay que tener especial cuidado cuando los grados suben. Conozcamos a continuación algunas medidas necesarias para proteger a nuestros perros del calor.

Cómo actuar cuando el perro sufre un golpe de calor

La rapidez es fundamental para salvar la vida del perro cuya temperatura llega a 43ºC. Hay que bajar cuanto antes el calor corporal y, para ello, hay que colocarle en un lugar fresco, mojarle con agua fría, ponerle hielo en la cabeza y en el abdomen y ofrecerle agua para que beba, poco a poco.
En esta situación extrema, "se puede empapar al perro con alcohol porque, al evaporarse con rapidez, ayuda a que la temperatura corporal descienda más rápido", describe Juan Antonio Aguado, veterinario de la clínica Montepríncipe de Madrid.

Para evitar las consecuencias del calor en nuestras mascotas, conviene:

No salir a hacer ejercicio o a pasear con el perro durante las horas del día de más calor.

Procurar que el perro tenga siempre agua limpia y fresca a su disposición, durante todo el año, aunque no haga calor. Un perro puede sobrevivir a la falta de alimentos, pero si pierde más del 12% del agua de su cuerpo, puede morir. Si el perro bebe mucho, incluso más de lo normal, no ocurre nada, porque la eliminará fácilmente. Solo hay que restringir el agua en caso de que el perro vomite mucho.
Si se nota que el perro tiene mucho calor, refrescarle el cuerpo y la cabeza con agua.

El aire acondicionado también es adecuado para los perros. Si se tiene posibilidad de tenerlo, el perro también lo agradecerá.

Recortar el pelaje si es muy largo, pero no dejarlo muy corto, ya que el pelo protege al perro tanto del frío como del calor.
imagen
Beneficios y Ventajas que mejoran la vida de tu perro o gato

Aumenta la esperanza de vida: con la esterilización evitas posibles enfermedades reduciendo la incidencia de tumores. En las hembras previene las infecciones en el útero y quistes en el ovario; y en los machos problemas de próstata y otras enfermedades. Más higiene en casa: en los machos, con una sencilla operación reduces el marcaje con orina; en las hembras además, eliminas la posibilidad de manchas ocasionada por el celo. Elimina su ansiedad sexual: disminuyes el instinto de montar, sus intentos de fuga y sus maullidos. Sin dolor: todas las operaciones se realizan con anestesia general.
En muy poco tiempo: tras la operación tu animal se habrá recuperado totalmente en tan sólo dos o tres días.

La verdad de la esterilización

Su temperamento, vitalidad, cariño, inteligencia, ganas de jugar.... no cambian. Evitas muchas conductas molestas para los animales y para sus dueños. La esterilización los hace más sociables y menos problemáticos.
Es un bien para la sociedad ya que evitas la proliferación de camadas no deseadas y su inevitables sacrificio.

Falsos mitos de la esterilización

"Los animales esterilizados pierden vitalidad, enferman y se vuelven apáticos" "Las hembras deben de tener como mínimo un parto" "Tras la operación engordan"
"Pierden el instinto"
"Los animales necesitan tener al menos una camada"

Ventajas de la esterilización en hembras:

* Eliminación del celo, con lo que dejan de manchar en casa y de atraer a los machos, desapareciendo además la ansiedad del animal y los maullidos y quejidos de las gatas que provoca este periodo.
* Se elimina por completo la posibilidad de apareamientos con el resultado de cachorros indeseados.
* Elimina los embarazos psicológicos que se presentan en algunas hembras después del celo.
* Evita las infecciones uterinas (piómetras) y los quistes ováricos, además de reducir la incidencia de tumores de mama.


Ventajas de la esterilización en machos:

* Elimina el deseo sexual del animal, por lo que dejará de montar a otros animales o personas y no se mostrará ansioso y frustrado cuando detecten a una hembra en celo, evitando también en muchos casos las ganas de escapar y deambular fuera de casa, mejorando en definitiva la calidad de vida de nuestro animal.
* Se reduce o elimina la agresividad hacia otros machos y, especialmente en el caso de los gatos, el marcar con orina la casa.
* Influye positivamente en las afecciones de próstata y otras enfermedades (algunas afecciones de la piel, etc.).
* Tras la operación los animales dejan de ser fértiles, por lo que se evitará el nacimiento de animales indeseados que probablemente sean abandonados.
Reflexión: Por desgracia en este país ya hay muchos animales abandonados que necesitan un hogar, alguién que les quiera de verdad y para siempre, entre todos podemos cambiar las cosas, las camadas de animales suponen cuanto menos ocupar un hogar que realmente necesita un animal en apuros y que sino encuentra un hogar será sacrificado en la gran mayoría de los casos en los antirrabicos. Cada camada de animales supone una media de 8 nacimientos, 8 casas que serán y solo con mucha suerte ocupadas y que podrían ser la salvación de muchos animales que esperan su última oportunidad en un antirrabico, podrían suponer no acabar con su vida, por cometer el único delito de ser abandonado.
Comento anteriormente cuanto menos, porque esta demostrado que de esa camada por lo menos el 30% será abandonada, más adelante o mal regalada e incluso en la gran mayoría de los casos sacrificada.

Tú eres responsable de tu mascota de proporcionarle una vida sana, su esterilización y castración es completamente indispensable para su salud venidera y para colaborar activamente en un mundo mejor para nuestros estupendos amigos. En caso contrario, Tú serías responsable de los cachorros de tu mascota, que ocuparían un hogar necesario para un animal que realmente lo necesita, por lo que serías responsable de no salvar una vida, serías responsable del seguimiento de por vida de esos cachorros y en todo caso de la descendencia de los mismos, serías responsable de los abandonos que se produjerán por las distintas generaciones de tu mascota, evitalo, evita el sufrimiento.

Se realista, visita los albergues, protectoras y antirrabicos, fijate en los ojos de todos esos animales, en sus miradas de tristeza, si te fijas en ellos podrás escuchar en tu fuero interno como te piden que les des una oportunidad, que les adoptes para toda la vida. No te fijes en si tiene o no tiene raza, un animal no es un objeto es mucho más, presume de tu buen hacer de darle una oportunidad de salvarle la vida, presume del compañero que adoptas, de su fidelidad y de su cariño, no de su raza, presume de sus ojos agradecidos.

Esteriliza y Castra a tus animales, por su salud, por el bienestar de todos los que necesitan un hogar, por tu colaboración indispensable, por todos, porque todos juntos conseguiremos que la situación cambie en México. De tí depende hacer un mundo mejor, si de verdad quieres a los animales, eres un dueño responsable y quieres no ver jamás a perros enjaulados con una triste mirada esperando su muerte COLABORA - ADOPTA - ESTERILIZA
imagen
LA RABIA EN GATOS
La rabia en los gatos
Hace unos días tuve que vacunarme contra la rabia y mi dueño le preguntó al veterinario acerca de esta enfermedad. Hemos oído historias bastantes desagradables, así que quiero asegurarme de que tengo toda la información disponible, por si acaso…

Lo que pude escuchar es que la rabia es una enfermedad vírica y mortal que se trasmite a los gatos mediante heridas o mucosas, generalmente por mordeduras de otros animales ya infectados.

Este virus llega al cerebro de nosotros los gatos a través del sistema nervioso central, produciendo la inflamación del encéfalo y síntomas muy específicos como: agresividad, nerviosismo, timidez y confusión. La rabia también puede causar otro tipo de comportamientos extraños como por ejemplo descoordinación, desorientación, convulsiones e incluso parálisis.

Pero sin duda, tal como nos contó el veterinario, la característica principal de la rabia es la salivación excesiva y en ocasiones hasta similar a la espuma, la cual surge por la parálisis de la mandíbula que impide la deglución en los felinos.

Yo, al menos, después de haberme vacunado contra la rabia me siento más tranquilo. Me tocará un refuerzo el próximo año, pero lo que me alegra es que no moriré a los 10 días si me contagio, ya que la rabia sin haber efectuado ningún tratamiento es una enfermedad fatal.

Amigos, díganle a sus dueños que los vacunen, uno nunca sabe cuando se va a enfrentar por la calle con un gato que se encuentra infectado con la rabia y en consecuencia, infectarse también. Lo mejor, de todas maneras, es prevenir y las vacunas son nuestra mejor opción

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA


Peritonitis infecciosa felina
Se dice que nosotros los gatos tenemos siete vidas, pero sinceramente eso es algo que no es cierto del todo.

Hace unos días, cuando fui a mi consulta de rutina con el veterinario, escuché de casualidad algo que me puso los pelos de punta… la historia de un gato que se encontraba al borde de la muerte. Este gatito tenía una enfermedad llamada peritonitis infecciosa felina.

Te preguntarás, ¿qué es la peritonitis infecciosa felina? Por suerte, pude escuchar al veterinario definir esta enfermedad así que te lo cuento para que estés al tanto, por si afectara a otros gatos amigos.

Según lo que contaba el veterinario, la peritonitis infecciosa felina es una enfermedad muy difícil de detectar que se caracteriza por ser transmitida a través de las secreciones oronasales, las heces de los gatos infectados y hasta incluso por la suciedad que los dueños portan en sus zapatos al llegar a casa.

Por mi parte, yo ya pedí a mi dueño que limpie sus zapatos antes de entrar a casa, y es que aún no quiero enfermarme y mucho menos morir.

Los síntomas que se presentan cuando un gato tiene la peritonitis infecciosa felina son varios, pero lo peor es que si ya se presentaron los síntomas, entonces es probable que el gato muera, pues es una enfermedad irreversible.

Este gatito que se encontraba en el consultorio del veterinario y que tenía la enfermedad de la peritonitis infecciosa felina comenzó a experimentar síntomas como letargia, acumulación de líquido en el abdomen, falta de apetito, alteraciones en la visión e inflamación de los ojos.

Felizmente, también pude escuchar que hay una vacuna intranasal para prevenir esta enfermedad que se aplica una vez al año, así que ya sabes, por favor, vacúname, que uno no sabe cuando llegan las enfermedades

INMUNO DEFICIENCIA FELINA
Inmunodeficiencia felina

En una de las visitas que me hacen algunos gatos, desde la ventana de mi casa, me cuentan las historias de la calle. Una de las historias que más me llamó la atención fue sobre el virus de la inmunodeficiencia felina.
En la calle se ven muchos casos del virus de la inmunodeficiencia felina, gatos que adquieren este virus por haberse peleado por el territorio, en donde el contagio se produce mediante mordiscos que los gatos enfermos efectúan sobre gatos sanos, teniendo contacto directo entre la saliva del gato infectado y la sangre del gato sano.

Otros gatos amigos me explicaban que la enfermedad se produce por un virus de acción lenta llamado lentivirus, el cual causa estragos en todo el sistema inmunológico, produciendo en el organismo felino muchas enfermedades.

En la primera fase, los síntomas de la inmunodeficiencia felina son:

1. fiebre

2. lesiones en la cavidad bucal

3. dermatitis

4. flujo nasal y ocular

5. otitis externa

6. linfadenopatía

7. alteraciones sanguíneas

Después pueden producirse complicaciones que en algunos casos ocasiona la muerte, como por ejemplo: infecciones bacterianas, parasitarias, micóticas, tumores, etc.

Un gato con inmunodeficiencia felina debe considerarse en capilla, ya que es incurable, aún así, hay muchos hermanos gatos que pueden no presentar síntomas y vivir con el virus por mucho tiempo, siempre y cuando tomen sus antibióticos y su medicación para prevenir cualquier enfermedad secundaria al virus.

Es por ello, y ante tantas historias que me cuentan, que no salgo mucho. La vida gatuna en casa es relajada, así que prefiero no exponerme a los peligros de la calle. De esta forma… ¡me mantengo muy saludable!.


CALCULOS URINARIOS EN LOS GATOS
Lo que les voy a contar es la triste historia del gatito que vive en la casa de al lado.

Desde hace un tiempo ha adelgazado mucho y en general se ha vuelto muy huraño, ya no sale con su dueña a pasear y esta todo el día echado en un sillón.

Lo que yo no sabía y me acabo de enterar, es que este gatito sufre de cálculos urinarios. Así se explica entonces este extraño comportamiento, y es que cuando los gatos sufrimos de cálculos urinarios, nos volvemos inapetentes, apáticos y obviamente presentamos alteraciones en la micción.

Esta es una enfermedad que le puede tocar a cualquiera, así que en mi última cita con el veterinario hice preguntar a mi dueño acerca de los cálculos urinarios y lo que me dijo fue que se debe a la formación de pequeños cúmulos de minerales alrededor de una matriz, siendo, en nosotros los gatos, los más comunes los denominados estruvita o llamados también fosfato amonio magnesio.

Para dar con la enfermedad tiene que observarnos cuidadosamente, por lo general detectan la enfermedad cuando nos ven tratando de miccionar en la caja de arena por mucho tiempo, o en el caso que sea leve, con un examen de acidez en la orina y PH se determinará si sufre de cálculos urinarios.

Según me explicaba el veterinario, es posible que el gato amigo que sufre la enfermedad, esté siguiendo un tratamiento específico. Si sus cálculos urinarios son pequeños y no han modificado su micción, bastará con una alimentación adecuada para poder revertir el problema. Sin embargo, si genera problemas como imposibilidad para la micción, entonces será necesaria la cirugía para eliminarlos.

Ni yo ni ninguno de mis amigos gatos queremos enfermar, así que es importante que para prevenir esta enfermedad nos alimentes con comida especial para gatos y que en la medida de lo posible, controles la acidez de la orina, para evitar la formación de los cálculos urinarios.

Por mi parte, yo ya me aseguré que la comida que me compraron es exclusivamente para gatos; de ninguna manera quiero estar como el gato vecino, definitivamente no.

DIARREA FELINA
Hace unos días tuve un ruido raro en el estómago y un dolor muy fuerte que realmente me preocuparon. En seguida avisé a mi dueño y él, como siempre, se dio cuenta rápidamente de lo que me pasaba: problemas gastrointestinales que a su vez me estaban produciendo diarrea.

Nosotros los gatos tenemos el sistema digestivo muy sensible, por lo que muy frecuentemente nos vemos afectados por problemas como la diarrea, que consiste en la variación de los lapsos de tiempo, de la cantidad y de la consistencia de las heces, por un mal balance del agua dentro de nuestro organismo.

Lo importante es que nuestros dueños deben curar éstos pequeños problemas y no dejarlos pasar simplemente. En los humanos a lo mejor las diarreas no se consideran demasiado importantes (siempre que sean en su justa medida, claro!), pero las diarreas en gatos pueden ser crónicas y traernos muy malas consecuencias.

Por otro lado, las diarreas en nosotros los gatitos se pueden originar por infecciones de virus o bacterias, ingestión de alimentos en mal estado, intoxicación, administración de ciertas medicinas o alimentación con comida de humanos, cuando se nos acostumbra a comida balanceada.

Según mi veterinario, una de las enfermedades más severas en lo que respecta al sistema digestivo es la gastroenteritis, que se puede definir como la inflamación del tracto intestinal que no permite que el organismo realice su digestión y no absorba de manera correcta el agua. Esta enfermedad genera diarrea aguda en el gato.

Felizmente yo no estaba tan mal y de hecho me recuperé en tan sólo unos días, pero siempre es importante estar informados acerca de las enfermedades que nos afectan.

En todo caso, para frenar la diarrea felina, mi veterinario hizo hincapié en que no me deshidratara, siendo uno de los remedios más comunes las bebidas electrolíticas, además de los antibióticos para detener la infección.

En torno a la alimentación, lo mejor fue que mi dueño no me alimentara con nada de comida para gatos por un día, de esa manera mis intestinos descansaron de tanto dolor y me recuperé al día siguiente para poder nutrirme nuevamente.

De momento y creo que para el futuro, tengo prohibido recibir cualquier alimento de humanos, la tentación es grande, pero creo que tendré que resistirme, las diarreas en gatos no son nada agradables y lo peor son los dolores que la acompañan. De verdad, después de ésta, no tengo ninguna intención de volver a sufrirlo.


imagen
TOXOPLASMOSIS FELINA
Toxoplasmosis felina
Cuando escuché mencionar esta enfermedad, mi primera reacción fue… ¿toxo… qué? Felizmente el veterinario nos pudo dar una explicación detallada de la toxoplasmosis felina, en qué consiste, los síntomas y cómo se cura.

El veterinario nos comentó que es una enfermedad causada por un parásito microscópico denominado Toxoplasma gondii y que sólo afecta a los gatos y a nuestros familiares lejanos. El motivo es que es en nuestros organismos donde este parásito se desarrolla totalmente tras el contagio.

El contagio de la toxoplasmosis felina se produce por ingestión. El parásito entra en las células intestinales y tras reproducirse, se rompen las células que los contienen siendo liberados al interior del intestino. Después los expulsamos en la materia fecal.

Estos ooquistes pueden contagiar incluso a los seres humanos, al ser ingeridos de alguna forma o en un caso de falta de higiene.

Mi dueño estaba muy preocupado por la toxoplasmosis felina, ya que su esposa está embarada y éste es un grupo de riesgo por las consecuencias que esta enfermedad puede tener para el feto.

Yo no creo que esté afectado por la toxoplasmosis felina, ya que no tengo ningún síntoma de los que nos comentaba el veterinario: letargia, anorexia, fiebre, desgana general, problemas respiratorios y tos. Aún así hiciste bien en insistir en que el veterinario realizara un examen de material fecal y de sangre, para salir de dudas.

Y bueno, lo que ha pasado ahora en casa es que para evitar la posibilidad de contraer toxoplasmosis felina, las medidas de limpieza se han incrementado, ahora limpian mi caja de arena con más frecuencia, la cambian diariamente y la lavan con lejía, ya que los ooquistes se tornan infecciosos a las 24 horas de haber sido excretados en las heces y si se han mantenido a una temperatura ambiente de dos a cinco días.

Además, la carne que consumimos en casa se cocina muy bien, evitando que ésta sea cruda o no se haya terminado su proceso de cocción, y evitando el contacto directo de la carne cruda con manos o cubiertos.

Por suerte, yo siempre he habitado en casa desde que era un gatito, así que no mantengo contacto con otros animales, no como carne cruda y en casa no hay roedores, así que es casi imposible que el parásito se transmita, pero aún así, más vale prevenir que lamentar y las medidas de prevención igual se toman.



NUTRICION DEL GATO


Nutrición del gato
Nuestros gatos requieren de unos cuidados especiales y una alimentación acorde a su composición física.

La nutrición del gato es una parte muy importante de los cuidados que tenemos que proporcionarle, para que esté sano y feliz. A tener en cuenta:

Alimentación seca para gatos: El valor nutricional de estos alimentos es mayor porque concentran más nutrientes, sin embargo, el porcentaje de humedad es mínimo y debemos proveer agua en un recipiente aparte. El veterinario recomienda más el consumo de alimentos secos y las raciones que se deben entregar son menores en comparación a la alimentación húmeda; de esta forma, ahorramos al comprar menor cantidad.
Otras características a tener en cuenta de la alimentación seca es que es más práctica y cómoda (se puede guardar en una bolsa o plástico sin necesidad de que esté refrigerada), es durable (más que la comida húmeda) y segura (no hay riesgo de transmisión de enfermedades).

Alimentación húmeda para gatos: No es necesario proporcionar tanta agua aparte, en estos alimentos el 80% es humedad y el 20% nutrientes. Suelen ser más sabrosos que los alimentos secos, pero más difíciles de mantener. Entre los alimentos húmedos podemos encontrar:

• Paté
• Salchicha
• Trozos

Hierba gatera: Es importante que los gatos se purguen de vez en cuando ya que no consumen mucha fibra y suelen ingerir una buena cantidad de pelos al asearse. Además, de evitar la formación de bolas de pelo en el estómago, esta planta proporciona sensación de placer en los gatos.
Los veterinarios recomiendan alimentar a nuestros gatos de forma equilibrada de acuerdo a su raza y edad. Conforme van creciendo sus necesidades son otras, necesitan algunos nutrientes más que otros, y las raciones varían:
Alimentación para gatitos: Es una etapa fundamental para el gato, crecen rápidamente y debemos estar pendientes del sano desarrollo de sus sistemas óseo, muscular y nervioso. Suelen comer tres veces al día, preferentemente a las mismas horas en un lugar agradable y tranquilo.
Alimentación para el gato adulto: A partir del año, las necesidades de alimentación del gato cambian nuevamente, ya no necesitan consumir muchas calorías, la frecuencia de la alimentación disminuye a dos veces al día y debemos cuidar la obesidad del gato, con el fin de mantenerlo en un peso adecuado para evitar dolencias cardiacas o malestares cuando llegue a Senior.
Podemos darles alimentos secos que, además, de contribuir en mayor porcentaje a su nutrición, ayuda a ejercitar sus dientes y a mantener la limpieza del hogar. No debemos olvidarnos de verificar la cantidad de agua que consuma.
En esta etapa, no se recomienda el exceso de algunos alimentos, la leche, por ejemplo, sobre todo si el gato está obeso porque le hace engordar más y si no digieren bien la leche le ocasiona diarrea; si le damos mucho hígado le puede generar trastornos óseos, si le damos mucho pescado enlatado corre el riego de sufrir la enfermedad de la grasa amarilla, tampoco debemos suministrarle pescado crudo pues contiene una encima que altera la vitamina B1 del gato.
Alimentación del gato senior: Todo gato es especial con las comidas y a medida que avanza su ciclo de vida es muy probable que esto se acentúe más. En esta etapa se recomienda mayor cuidado en la calidad de los productos que le ofrecemos, y es probable que consuma menos por lo que se debe llevar un control mensual del peso.
Cada alimento viene acompañado de las raciones requeridas, de acuerdo a la edad y raza del gato; es importante que leamos con atención las indicaciones que acompañan a cada alimento.


MEDICINA ALTERNATIVA Y COMPLEMENTARIA PARA GATOS
Medicina alternativa y complementaria para gatos

Existen dolencias peculiares para cada especie animal y dolencias comunes tanto en los animales como en los seres humanos, pero curiosamente en estos tiempos existen problemas de salud que no solo afectan a la humanidad sino también a los animales, y por supuesto a nuestros gatos. L

Los gatos enfrentan condiciones similares al del ser humano y también están sufriendo las mismas dolencias humanas. Hay argumentos que indican que la causa está en los productos de consumo comercial y productos de la medicina convencional para gatos. Aunque faltan estudios que lo comprueben ya se ha buscado nuevas opciones para cuidar la salud de los gatos; por ese motivo la medicina alternativa y complementaria, que ha tenido muy buenos resultados en los seres humanos, ha sido llevada también para su uso en los gatos.

La medicina alternativa y complementaria se define como las prácticas para mejorar la salud que no son propias de la medicina convencional, en este caso la occidental. Es alternativa si el método a seguir reemplaza la propuesta de la medicina convencional, es complementaria si el método acompaña o se da en paralelo al tratamiento de la medicina convencional. También se necesita de una adecuada prescripción para el tratamiento de la enfermedad.

La medicina alternativa y complementaria para gatos propone variedad de alternativas como la herbolaria, la acupuntura, homeopatía, aromaterapia y otros; por lo general son soluciones que los mismos dueños han experimentado su efectividad o han tenido una experiencia cercana y por eso desean que sus gatos traten su enfermedad de la misma forma.

La medicina alternativa y complementaria para gatos sostiene que no tiene efectos secundarios, que sí se padecen con la medicina convencional, trata al ser vivo como un sistema, da mucha importancia a la prevención de las enfermedades y prácticas de hábitos saludables.

Sin embargo la medicina convencional pone en duda su seguridad y eficacia porque no hay estudios suficientes que validen sus prácticas, ni evaluaciones rigurosas que aseguren su efectividad. Aún así el número gatos que están siendo tratados con la medicina alternativa y complementaria va en aumento.

PLANTAS PELIGROSAS EN CASA
Plantas peligrosas en el hogar

¿Por qué come plantas un carnívoro estricto?

Antes de llegar a conocer el gran número de vegetales que llegan a causar alteraciones en nuestros felinos, deberíamos conocer la razón de su interés “gastronómico” por estos elementos naturales. Aunque se han propuesto muchas teorías para explicar este comportamiento alimentario, ninguna de ellas ha sido demostrada con plenitud de forma científica.


Podemos decir que una de las teorías más extendidas y aceptadas es la que plantea la ingestión voluntaria de plantas para conseguir, mediante la irritación del tracto gastrointestinal, el vómito.

A este respecto, la ingestión de plantas sería una forma de conseguir la expulsión forzada de bolas de pelo u otros materiales no digestibles (por ejemplo, restos de presas cazadas) del aparato digestivo.
Otras teorías comentan la posibilidad de la ingestión de plantas como una forma de obtención de ciertos nutrientes, tal es el caso de ácido fólico, no presentes en la dieta “cárnica-protéica” de los felinos.

Finalmente, una última teoría justificaría el consumo de vegetales por una razón simple: el interés del gato por el sabor de los vegetales.
Antes de seguir entrando en materia, deberíamos pensar que el vómito es un acto de defensa del organismo, vamos, que si uno no tiene problema alguno, no tiene por qué vomitar. Con esto queremos decir que el vómito del gato debería ser una anécdota, algo prácticamente puntual, y no, como muchos piensan, un proceso diario.

Para facilitar el tránsito de las bolas de pelo se han planteado muchas posibilidades. La primera es la hierba gatera, pero resulta más de lo mismo, una imitación del comportamiento del gato para provocarse el vómito. ¿No habíamos quedado en que es mejor que el gato no vomite? En segundo lugar están los jarabes y pastas de malta, unos productos que son un avance en comparación con la hierba gatera, ya que no están pensados para vomitar y sí para que las bolas de pelo y otros elementos no digestibles que puedan transitar por el organismo del felino lleguen, sin incidentes, a la salida del recorrido digestivo.

Por último están los alimentos, ¡los mejores!, ya que mientras aportamos a nuestro gato los nutrientes necesarios para disfrutar de una altísima calidad de vida, también le podemos aportar elementos suficientes para luchar contra las bolas de pelo sin tener que provocar el vómito o aportar otros elementos nutricionales. Los alimentos pensados para esta función llevan Psyllium, un suplemento rico en mucílagos y fibras micronizadas que estimulan el tránsito intestinal. Así, los pelos saldrán de forma sencilla y natural por las heces.

Las bolas de pelo

Con la primavera no sólo llegan las flores y el buen tiempo. En esta bonita época del año también comienza la muda fisiológica del pelo en nuestros felinos y, con ella, aparecen las temibles bolas de pelo.

Seguro que muchos recordamos la divertida escena de la película “Shrek”, en la que el gato protagonista intentaba expulsar una molesta, tremenda y compacta bola de pelo. Quizá para los que no tuviesen gato en el momento de ver esa película no entendiesen la cómica escena, pero para los que sí tenemos, nos resultó una imagen cotidiana, ya que esa misma situación se produce en la gran mayoría de nuestros gatos domésticos. Los “más afortunados” son capaces de expulsarlas, y los de menos fortuna acaban en la clínica veterinaria con diversos pronósticos.
Los felinos tienen una gran capacidad para expulsar, mediante el vómito, los materiales pilosos, y de otro tipo, que llegan a compactarse y paralizar de una u otra forma el tránsito de su aparato digestivo.
Pensemos que estos felinos, en libertad, consumían otros animales, animales con pelos, con plumas… “productos” de difícil o imposible digestión y que en muchas ocasiones eran los principales causantes de esos tremendos atascos y sus consecuentes vómitos.
Nuestros felinos domésticos no tienen que expulsar ningún residuo “indigestible” de los alimentos comerciales que su amigo de dos patas le ofrece, pero sí tienen que esforzarse en expulsar las bolas de pelo que se forman tras sus largas horas de acicalado.
Un gato domestico pasa un número variable de horas lamiéndose el pelo, tiempo que aumenta en animales estresados, o por el contrario, poco motivados, y que buscan una “autosatisfacción” y cierta calma, en el proceso del “auto-lamido”. Durante este proceso obtienen el beneficio buscado, pero a la vez, ingieren grandes cantidades de pelo que pueden llegar a formar bolas que paralicen el tránsito intestinal.
Esto no es una broma… muchos animales llegan al quirófano por esta causa, y algunos, desgraciadamente, no pueden superarlo.
¿Qué podemos hacer?
Pues como no vamos a cambiar el comportamiento de los felinos, debemos intentar dos cosas: que el animal ingiera menos pelo y que el pelo ingerido transite por el aparato digestivo sin provocar atascos hasta su salida por el recto.
La primera parte, intentar minimizar la ingestión de pelo, es sencilla, pero “demasiado rutinaria” para el propietario, ya que con un buen cepillado diario arrastraremos una gran cantidad de pelo, y con ello evitaremos que lo que se quede en el cepillo pase a su aparato digestivo.
La segunda meta es mucho más sencilla: el uso habitual de jarabes de malta y los alimentos pensados para este problema facilitan el transito del pelo ingerido.
Si suministramos malta a nuestro gato un par de veces por semana (variable según el tipo de pelo del felino), y aportamos diariamente un alimento específico (por ejemplo Intense Hairball 34 de Royal Canin, que nos garantiza sus resultados), nuestro gato no tendrá que sufrir las tremendas contracciones abdominales necesarias para lanzar al exterior las bolas de pelo.
Y, por cierto, no se me olvida la hierba gatera. Tener siempre a disposición del gato una maceta con hierba gatera en época de muda, le permitirá ingerir las fibras vegetales que le resultan tan atractivas (a la mayoría) y que mejoran el tránsito intestinal y muchas veces incluso provocan el vómito del animal y con ello la expulsión del pelo ingerido.
De todas formas, y puestos a elegir, mejor que lo expulse más fácilmente y sin esfuerzo por la vía natural, ¿no les parece?

Primavera, época de muda

Los cambios importantes en la temperatura ambiente alteran en una u otra medida la estabilidad orgánica del gato.
Ante los pequeños cambios climáticos, los felinos, mediante leves cambios conductuales, compensan la variación, pero, ¿qué sucede ante cambios mayores?
Cuando las temperaturas son muy bajas, los gatos pueden aumentar de dos a cinco veces sus necesidades de ingestión calórica.
Los gatos que viven en zonas cálidas o ante cambios estacionales del frío al calor, pueden reducir entre un 15 y un 40 por ciento su ingestión de alimentos.

LA PRIMAVERA NO SÓLO LA SANGRE ALTERA

Con la llegada de la primavera el gato se enfrenta a cambios de temperatura, una debacle hormonal y una incesante renovación de pelo…
El estado ideal de un gato sería el que le proporcionara un entorno de una humedad entre el 30 y el 70 por ciento, una temperatura ambiente de 18 a 29 grados y entre 10 y 15 intercambios por hora del aire de la habitación en la que habitualmente se encuentren.
Ante estas características del entorno el gato se encuentra “estable” sin necesidad de variar sus comportamientos o adaptar sus recursos orgánicos.
En cambio, ante distintas condiciones, el organismo del animal reacciona y debido a la más mínima deficiencia, el órgano que se ve afectado en primer lugar es la piel.
PROBLEMAS

El conjunto de los órganos, aparatos y sistemas del animal se encuentran perfectamente coordinados, en perfecto equilibrio; eso sí, cuando aparecen los problemas, el organismo toma una “salomónica decisión”: dejaremos con menos recursos a la parte del organismo que menos lo necesite; curiosamente, la piel y el pelo siempre salen perdiendo.
Este importante territorio orgánico padece el 50 por ciento de la pérdida anual de pelo en cuatro meses del año, los comprendidos desde el principio de la primavera hasta el verano y desde principios del otoño hasta el invierno.
Esta caída y sustitución capilar se conoce con el nombre de muda y es un momento de intensa desesperación para un gran número de propietarios, aquellos que ven “decoradsa” su casa y ropa con inagotables mechones de la capa externa de su adorado amigo.
LA MUDA

La caída de pelo a la que nos estamos refiriendo es totalmente natural y no requiere una atención especial del profesional.
Al ser un suceso presente durante todos los años en nuestra vida de relación con el gato, debemos tener muy presente que facilitaremos el paso del proceso con dos medidas fundamentales: cepillado y alimentación adecuada.
El cepillado no sólo retira de su cubierta externa los pelos muertos y favorece la salida del pelo nuevo, sino que es el mejor método preventivo para evitar que el animal ingiera grandes cantidades de un pelo que acabará formando unas peligrosas bolas de pelo en el interior del aparato digestivo del animal.
Para que el cepillado aporte todos sus beneficios debe realizarse de forma diaria, con los útiles adecuados al pelo de cada tipo de animal y siguiendo dos direcciones: en la propia del pelo y a contrapelo.
En lo referente a la alimentación podemos asegurar que es un punto vital. Los buenos alimentos piensan en todas y cada una de las necesidades de nuestro amigo, y en esta época de muda, han de pensar en la piel y en el pelo.

Para que un alimento cubra las singulares necesidades de la muda debe tener muy presentes los siguientes puntos

-Aumentar la función de barrera de la piel: esto se consigue con la presencia en el alimento de vitaminas del grupo B, aminoácidos y oligoelementos.

-Evitar la acción de los radicales libres, que son los responsables de la degradación de las células. En el caso de la piel, evitamos dicha degradación con la aportación de un complejo de antioxidantes (vitaminas E y C, luteína y taurina).

-Aumentar la cantidad de pelo excretado: Existen en el mercado alimentos especialmente formulados para la época de muda de nuestros gatos, ya que le ayudan a eliminar el pelo ingerido que, en este crítico período es abundante y, en caso de no ser expulsado, puede formar las bolas de pelo en su intestino con los consiguientes gravísimos problemas.
Higiene básica del gato

Aunque los gatos cuidan al máximo su higiene y son animales mucho más limpios que sus parientes, los perros, es importante conocer las reglas básicas para que nuestro gato luzca su belleza natural en la máxima expresión. Veamos los distintos órganos del gato que necesitan especial cuidado.
LOS OJOS

Por regla general, los ojos de un gato en buen estado no necesitan un mantenimiento particular.
Basta con vigilar que no lagrimeen y que no supuren ni estén inflamados. Algunas razas, en particular las braquicefálicas (las muy chatas), requieren, en cambio, cuidados más regulares: cuando las lágrimas formen un cerco alrededor del ojo, hay que retirar el exceso y limpiar el ángulo medio del ojo con una gasa estéril humedecida en un antiséptico oftalmológico. En caso de lagrimeo o enrojecimiento, habrá que consultar inmediatamente a un veterinario.
LA BOCA

Hay que saber el aliento de un gato es siempre fuerte, debido a su régimen carnívoro.
Este olor debe distinguirse de la halitosis (mal aliento) debida o bien a la actividad de las bacterias que se encuentran en la cavidad bucal o bien a la eliminación por vía oral de desechos que deberían eliminarse por el riñón a través de la orina. Así pues, el aliento de un gato urémico es fácilmente reconocible.
La acumulación de sarro y de restos alimentarios en descomposición lenta puede provocar afecciones de los dientes y encías. El depósito de sarro (que puede alcanzar proporciones impresionantes) es consecuencia de la acumulación de sales minerales de la saliva (en especial de calcio) o contenidas en los restos de alimentos, sobre la placa dental. Hay que señalar que los dientes de los gatos alimentados con comida blanda son más sensibles a la enfermedad periodontal. Las croquetas precisan una masticación más larga y un ligero efecto abrasivo sobre las coronas dentales. Ciertos compuestos, denominados quelantes de calcio, permiten limitar la formación de sarro y van incorporados en la fórmula de algunos alimentos de gama alta.
El sarro puede acumularse rápidamente y provocar gingivitis. Una exploración rápida de la cavidad bucal permite evaluar la necesidad de una limpieza dental.
La mejor solución para prevenir el depósito de sarro consiste en lavar a diario los dientes del gato, sobre todo si se le ha ido acostumbrado desde muy joven (utilizándose un dentífrico específico para gatos, ya que los destinados al uso humano no están adaptados). Sin embargo esta medida es difícil de llevar a la práctica, lo más recomendable es utilizar alimentos que prevengan la formación del sarro.
En cualquier caso, si el sarro está muy extendido hay que recurrir al veterinario para que realice una limpieza dental bajo anestesia general.

NARIZ Y OREJAS

En la mayoría de los casos, la nariz no requiere ningún mantenimiento particular.
Si se encuentra en buen estado, el gato no tiene mocos nunca y su trufa siempre está húmeda, no sólo porque se pasa la lengua con frecuencia, sino también porque las lágrimas fluyen constantemente por los canales lacrimales. Ante una nariz seca o con mocos hay que consultar rápidamente al veterinario. En algunas razas (siempre las de cara corta), las secreciones nasales pueden formar depósitos o costras en las esquinas de las fosas nasales, que pueden eliminarse con un algodón humedecido con una loción antiséptica especial o con agua hervida fría.
En cuanto a las orejas, la regla básica es tocarlas lo menos posible. El pabellón auditivo siempre tiene un poco de grasa en la base; este depósito de cerumen, normal, puede colorearse a veces de marrón. Cuando aparezca lo más recomendable es utilizar una toallita limpiadora o un algodón humedecido, pero sin penetrar excesivamente en el pabellón auditivo.Si su aspecto es indeseable o si la secreción es verdaderamente abundante, habrá que consultar a un veterinario, quien recetará las soluciones de limpieza adaptadas y un eventual tratamiento.

EL CELO DE LA GATA
El celo de la gata

¿Cuántas veces habremos oído maullar a la gata del vecino, a las que se pasean por el jardín, o a la nuestra misma en las noches de primavera? No es difícil: este maullido que a veces puede ser impertinente, es uno de los signos típicos de una gata en celo.
El celo es el periodo del ciclo sexual de la gata en la que puede aceptar al macho. Al igual que todas las hembras de los mamíferos, al alcanzar la pubertad, tienen su primer celo. A partir de este momento, la hembra es fértil.
El momento exacto en el que la hembra tiene su primer celo es variable (entre los ocho y los diez meses), ya que existen distintos factores que determinan el inicio de la pubertad:
- El peso de la hembra: La hembra debe tener un peso mínimo para entrar en celo.
- La raza: Las hembras de pelo corto, tipo Siamés, alcanzan la pubertad antes que las de pelo largo como el Persa.
- Factores externos, como la presencia de un macho en el entorno o las horas de luz, también son aspectos muy importantes.
La época de celo de las gatas tiene lugar en primavera, cuando hay más horas de luz. Durante estos periodos pueden tener varios celos con un intervalo de dos o tres semanas, a diferencia de la perra que sólo tiene uno…..y además…¡las gatas no manchan!. Es bastante frecuente, que las gatas que vivan en el interior de una casa con calefacción y luz artificial, presenten celos incluso en invierno, ya que la estacionalidad será menos marcada.
Las modificaciones del comportamiento asociadas al estro son características: la gata maúlla mucho, se frota por todas partes, se revuelca y se pone rígida cuando se la toca, en una posición parecida a la de la cópula, llamada de “lordosis”: el lomo hundido y la cola desviada lateralmente. Están especialmente mimosas y tratan de atraer nuestra atención de cualquier manera.
Las fases del ciclo estral de la gata se dividen en 4:
- Proestro: En esta fase la gata muestra comportamiento de celo, atrae al macho, pero no deja que la monte.
- Estro: En esta fase, que es la que se conoce como celo propiamente dicho, la hembra se deja montar por el macho. Los comportamientos de celo, como maullidos y restregones, se hacen más evidentes.
- Diestro: Es la fase entre un estro y otro.
- Anestro: Es la fase de reposo.
Hay una falsa creencia acerca de que las gatas deben criar al menos una vez en la vida. Se ha demostrado que ésto es completamente falso: no es necesario que la gata tenga una camada para completar su desarrollo como hembra, ni nada por el estilo. De hecho, se ha comprobado que la castración precoz minimiza el riesgo de padecer, en la edad adulta, tumores mamarios, por tanto, la recomendación, en el caso de que no deseemos que nuestra gata quede gestante, es la esterilización lo antes posible, evitando así las molestias del celo, como vocalizaciones, marcajes innecesarios, escapadas, y enfermedades derivadas como infecciones uterinas, y como comentábamos antes, tumores mamarios.
En el caso de que deseemos que nuestra gata críe, debemos tener en cuenta, que aunque la hembra sea fértil, no quiere decir que se haya completado su desarrollo. Lo ideal es esperar a que termine de crecer, aunque dejemos pasar varios celos. A partir del año y medio de edad, suelen estar desarrolladas y pueden llevar una gestación a término sin que constituya un perjuicio para su salud.



La obesidad en el gato

La obesidad no puede ser considerada un problema estético, ni algo asumible y aceptado por parte del propietario: Un gato obeso es un animal enfermo.

Podemos decir que un gato tiene sobrepeso cuando su peso supera en un 15% a su peso ideal, y es obeso cuando está por encima del 30%. Y la mejor forma de valorar el peso ideal es mediante el examen del profesional del estado de condición corporal del animal (en el caso de los gatos de raza el estándar contempla el peso, pero en general es mejor que sea el veterinario quien lo valore).
Por regla general podemos decir que un gato en óptimo peso no debe presentar “abdomen colgante” y sus costillas deben ser palpadas fácilmente al pasar suavemente la mano sobre ellas.
Si presenta un acúmulo de grasa sobre el vientre, o no somos capaces de encontrar las costillas tras un suave paso de la mano en la zona correspondiente, debemos plantearnos que el animal, como poco, tiene sobrepeso.
La obesidad se produce cuando hay un desequilibrio entre la energía ingerida a través de los alimentos y el gasto de energía realizado. Si el animal come más de lo que gasta en su día a día, evidentemente, aumentará de peso; si adecuamos el consumo de alimento a la situación real del animal, su organismo tendrá un equilibrio lógico entre “entradas” y “salidas”, entre “ingresos” y “gastos”.
Las causas que favorecen la obesidad son la esterilización, la vida en interior, la falta de ejercicio, los “caprichos” en la alimentación, el alimento a voluntad o, incluso, algunos trastornos del comportamiento como el estrés.
Curiosamente, una de las mayores dificultades con las que se encuentra un gato para combatir este problema es… su propietario: el animal no abre el saco de alimento para administrarse una cantidad exagerada del mismo, ni mezcla el alimento seco con alimentos caseros, ni sabe abrir la nevera ni los muebles de la cocina.
Y el problema no es sólo de “administración inadecuada de alimento” (en cantidad o “tipo”), sino de que los propietarios no reconocen que su gato tiene sobrepeso ni entienden que esto en sí es un gran problema con serias consecuencias.
Todos los veterinarios hemos escuchado todo tipo de excusas y justificaciones al sobrepeso o a la obesidad del animal: “pues no come tanto”, “¡¡si el pobre pasa hambre!!”, “¿cómo no le voy a dar algo más con la carita que me pone…?”
En muchos casos la situación es aun más compleja, ya que la obesidad del animal y del propietario es compartida en un 45% de los casos.
Una cosa que debemos tener muy presente es lo fundamental, lo primordial de una correcta alimentación del cachorro.
Un gatito con sobrepeso, un gatito obeso tiene todas las papeletas para ser un adulto con el mismo problema; un gatito correctamente alimentado antes de llegar a su etapa adulta, que mantenga su peso adecuado, tendrá menos riesgos de padecer este tipo de problema en su edad adulta y senior.
¿Y por qué es tan peligrosa la obesidad?
Sería muy extenso decir todo lo que puede provocar la obesidad, todo lo que puede alterar de forma directa o indirecta, de forma temprana o a medio y largo plazo pero, al menos, daremos un pequeño apunte de los principales problemas que desencadena la obesidad:
- Disminución de la actividad física.
- Disminución de la expectativa de vida.
- Predisposición a patologías: articulares, respiratorias, cardíacas, circulatorias, hepáticas, reproductivas, metabólicas, como la diabetes, tumorales, etc.
Teniendo tan claro por qué es tan importante combatir la obesidad, intentemos dar unas pautas sencillas para su solución:
- Es necesaria la absoluta participación del propietario.
- Se valorarán todas las causas de la obesidad: alimentarias, patológicas…
- Se valorará el peso ideal del animal y el peso real.
- Se aplicarán dietas específicas adaptadas a la edad, el modo de vida y las características de cada gato.
- Se controlará la ingesta pesando la ración diaria.
- Se programarán planes de juego (mejor unos minutos varias veces al día que una larga sesión los fines de semana) con juguetes interactivos como plumeros, cañas o láseres.
- Se evitarán los “extras”.
- Se establecerá un plan de revisiones periódicas con control del peso.
Si estamos convencidos del problema, y si seguimos las pautas del profesional, podemos estar seguros de que nuestro gato no sólo recuperará la línea, recuperará algo mucho más importante: su salud.

Los “extras” son demoledores en el proceso de adelgazamiento: Por poner un ejemplo, si a un gato de 4 Kg. le damos 30 g. de corteza de jamón de york ,aparte de su comida racionada, estamos aportándole el doble de calorías que necesita .


REVISTA EL GATO EN CASA



LEUCEMIA FELINA


Virus de la leucemia felina
En los últimos días no he podido conciliar el sueño por las noches, voy de un lado a otro dando vueltas, de mi cama hasta la cocina y viceversa, lo que pasa es que hace unos días salí de casa por la noche y tuve una pelea con un gato callejero, una cuestión de territorio.

Sí, sí, ya lo sé, no te gusta que salga de casa por las noches, pero es que no lo puedo evitar, me gusta estar en casa, pero salir a la calle me encanta y nunca pensé que pudiera estar expuesto a contraer el virus de la leucemia felina.

El asunto es que me enteré que ese gato, con el cual tuve la riña, padece de leucemia felina y ahora me encuentro muy preocupado por eso, tengo miedo de haberme contagiado, pero al parecer tendré que esperar hasta que me lleves al veterinario para que me haga un análisis de sangre y me examine.

Según los rumores que pude escuchar, la leucemia felina es una de las causas de mortalidad más importante en nuestra comunidad, sobre todo en las zonas donde hay muchos gatos callejeros sin controles médicos. Para evitarla, lo mejor es la prevención a través de vacunas, ya que una vez que enfermamos, los tratamientos en muchos casos no son lo suficientemente efectivos como para salvarnos la vida.

El virus responsable de la leucemia felina es el FeLV. Este virus hace que en los ganglios linfáticos se desarrollen linfosarcomas o tumores, lo que puede producir la anulación de las funciones de la médula osea, generando a su vez una anemia no regenerativa, que es una complicación sanguínea muy importante.

Si el virus de la leucemia felina se presenta de forma “no tumoral”, entonces lo que puede empezar a fallarnos es el sistema inmunológico.

En este caso nos exponemos a infecciones dentales, oculares, del sistema respiratorio… problemas en el aparato reproductor, en el hígado, dolencias renales y una larga lista de infecciones contra las que nuestro sistema inmunológico no podrá luchar.

En fin, creo que no recuerdas si me vacunaste; aunque tenga que recibir otro pinchazo no me importa… lo único que espero es no haberme contagiado.

Y a partir de ahora voy a tener más cuidado cuando salga a la calle, no quiero exponerme al virus de la leucemia felina. Pero por favor, tú también ten cuidado cuando traigas más gatitos a casa. Vamos a asegurarnos de que no tienen el virus y de vacunarles para prevenir cualquier infección



ADOPTA
ADOPTA UN AMIGO NO LO COMPRES.
 
Escríbeme
Para más información